Los educadores del COA y “Los 10 de Zaragoza”, nuevos Embajadores de la República Independiente de Torrero

  • Este domingo, a partir de las 12:00 del mediodía, se celebrarán los actos del XIX Aniversario de la Proclamación de la República, como siempre en la plaza de las Canteras


El barrio de Torrero celebrará este domingo el XIX Aniversario de la proclamación de la República Independiente de Torrero, con la lectura del manifiesto y la proclamación de los Embajadores de la República.

El acto tendrá lugar a las 12:00 horas en la plaza de las Canteras, junto al monumento. En esta ocasión, la distinción como embajadores ha recaído en el colectivo de educadores sociales del Centro de Acogida y Observación de Menores (COA), por un lado.

Y también en los antifascistas denominados Los 10 de Zaragoza, detenidos por participar presuntamente en los atercados tras el concierto nazi celebrado el 28 de febrero de 2015 en el Hogar Social. El caso está en el Juzgado de Instrucción número 7 y tanto el Ministerio Fiscal como la Policía Nacional piden doce años de prisión para tres de ellos, y diez para los cinco restantes.

El acto está organizado por la Asociación Vecinal La Paz, la Asociación Vecinal Venecia, la Asociación Cultural el Canterocon la colaboración de la Comisión de Cultura de la Junta Municipal de Torrero.

Manifiesto

“Vecinas y vecinos:

Nos encontramos hoy aquí para conmemorar el XIX aniversario de la proclamada República Independiente de Torrero.

En este día de celebración os pediría que hiciésemos un breve ejercicio de memoria. Hace ahora un año, en esta misma plaza asistíamos estupefactos al devenir de los acontecimientos. Con amargo estupor contemplábamos absortos el triunfo de la reacción en la anunciada contienda electoral. Pero lejos de dejarnos vencer por el abatimiento, celebramos con regocijo este popular acto de exaltación de los valores de las buenas gentes de Torrero. 

Hoy pasado un año nos hallamos presos de un siniestro dèjá vu, pues caprichos del destino y de la aritmética parlamentaria, una segunda oportunidad le fue dada a la ciudadanía para desembarazarse de quienes tantas fechorías cometieron. Se celebró aquello que los bienintencionados llaman “la fiesta de la democracia” y… zasca! en todo los morros.

Pero amigas como es bien sabido, todo lo que está mal es susceptible de empeorar. Pues si aquí las fuerzas del mal se regodean con grosero gozo, allende los mares, en el corazón del imperio, capital Guasintón, un esperpéntico botarate fue elegido para conducir los designios del pueblo yanki.

Mientras, un tenebroso manto de odio va cubriendo media Europa. Demagogos del pelaje mas abyecto extienden el fantasma del miedo al diferente, convirtiendo al migrante y al refugiado en el chivo expiatorio perfecto con el que alimentar las más bajas pasiones de una población hastiada de los viejos políticos. 

A esto los demócratas de carnet le llaman populismo. Pero todas sabemos que es puro fascismo. Y cuando el pueblo se organiza y le planta cara, la respuesta del poder es la represión y la criminalización. Bien cerca lo hemos visto, en el hermano barrio de Las Fuentes. Desde aquí pedimos la absolución de los 10 de Zaragoza. ¡Viva Zaragoza antifascista! ¡Viva Torrero antifascista!

Sí, vecinas, estas y otras desagradables cosas ocurren en la antigua metrópoli, la siempre heroica, muy benéfica e inmortal ciudad de Zaragoza. Donde la máxima lampedusiana “de que todo cambie para que todo siga igual” hace fortuna. La ilusión con que encarábamos esta nueva etapa de cambio y transformación social decae a la par que crece la oposición de quienes anteponen sus intereses privados al bien común de la ciudad.

Constructores, financieros, políticos pesebreros forman esta cuadrilla de apandadores profesionales, que han tejido una espesa red de poder y usan a sus muy reconocibles terminales mediáticos para conseguir sus torticeros fines. Averly, Torre Village, el bloqueo a las remunicipalizaciones son palmarios ejemplos. Y en nuestra pequeña república tenemos nuestro chandrío particular. La recalificación de los terrenos del antiguo colegio Lestonnac para convertirlo en un gran supermercado. ¡¡¡Pues les decimos que Torrero no se vende, se defiende!!!!

Si, así es la idiosincrasia Torrerista, defiende con pasión los intereses del pueblo zaragozano al tiempo que proclama su independencia. Y es que vivimos en permanente contradicción: amamos la vida y el cementerio es un vecino mas. Somos apasionadas de la libertad y una cárcel nos acompaño 70 años. Y siendo republicanos hasta la médula, el querido Canal, emblema del barrio, se apellida Imperial.
Hoy 18 de diciembre, el calendario que siempre es caprichoso, ha querido que el santoral honre la figura de nuestra señora de la esperanza. Y en este acto ateo y anticlerical por antonomasia, apelamos  a la esperanza, si, pero no a esa virtud teologal basada en rancias supercherías, sino a la esperanza de hacer posible lo que deseamos. Por   que si otro mundo es posible otro barrio es posible.

Y es nuestro anhelo vivir en un barrio comprometido y militante. Cercano con las que sufren la pobreza y la exclusión. Acogedor con quienes han dejado su hogar y buscan un mejor futuro. Atento  con nuestro anhelo vivir en un barrio comprometido y militante. Cercano con las que sufren la pobreza y la exclusión. Acogedor con quienes han dejado su hogar y buscan un mejor futuro. Atento  con nuestros mayores.

Pero también implacable con el machista, inclemente con el homófobo e intolerante con el racista.
Vecinas, este es nuestro destino, construir un barrio justo y solidario, mestizo y feminista, okupa y obrero.

Y emulando al malvado inquilino monclovita, finalizaremos diciendo que ¡Torrero es un gran barrio, y los torreristas muy torreristas y mucho torreristas.

¡Muchas gracias!”

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis + diecinueve =